IDDI presenta resultados de Estudio sobre Agua y Saneamiento en Barrios de la Zona Norte del Distrito Nacional

.
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En la zona norte del Distrito Nacional los servicios de provisión de agua potable y el tratamiento y destino de las aguas residuales constituyen aspectos críticos, especialmente en un contexto de crecimiento poblacional e incremento del porcentaje de población residente en áreas urbanas, por lo que ameritan atención especial, siendo los barrios ubicados en la ribera del río Ozama los que presentan mayor vulnerabilidad.

La consideración forma parte de las conclusiones del Diagnóstico de Infraestructura de Agua y Saneamiento en Barrios de la Zona Norte del Distrito Nacional, orientado a la definición de políticas territoriales de reducción de la vulnerabilidad frente al cambio climático, de resiliencia y adaptación al mismo, llevado a cabo por el Centro de Cambio Climático del Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI).

 El estudio fue realizado en catorce sectores de la zona norte del Distrito Nacional, denominada Circunscripción 3, presentando los sectores La Zurza, Ensanche Capotillo, Simón Bolívar, Gualey y Domingo Savio los más altos niveles de vulnerabilidad. El documento plantea que los resultados obtenidos evidencian que el cambio climático representa una presión que se suma a elementos de sensibilidad que desde ya hacen vulnerable el sistema de agua y saneamiento.

“Los elementos de criticidad están asociados a la calidad del servicio: la discontinuidad obliga a la población a tener tanques de almacenamiento que facilitan su contaminación y favorecen focos de cría de mosquitos, incrementando en la zona el riesgo de enfermedades tales como dengue y chikungunya, transmitidas por este vector. Mayores problemas presentan las aguas residuales, que en la mayor parte de los casos no son tratadas y son vertidas directamente a los cuerpos hídricos, superficiales o subterráneos”, se plantea.

El estudio dedica un apartado a la identificación de medidas de adaptación a condiciones climáticas diferentes y cambiantes, entre las que señala la protección de los recursos hídricos, el aprovechamiento de las aguas de lluvia, el tratamiento local de las aguas residuales en lugar de un tratamiento único antes de la descarga a los cuerpos hídricos receptores, y procurar enfoques alternativos para el manejo de las aguas de lluvia.

También propone fomentar un espacio de coordinación entre las instituciones con competencia en los temas, a saber la Corporación del Acueducto y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD), el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones y el Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN), así como el desarrollo de estrategias basadas en la gestión de la demanda y la revisión de los marcos institucionales y legales que faciliten la aplicación de medidas de adaptación.

Otras propuestas en el ámbito de la adaptación contempladas en el diagnóstico son el desarrollo de opciones inocuas y poco costosas que no impliquen necesariamente soluciones convencionales, la participación pública en la planificación hídrica y la mejora del sistema de información y monitoreo, y el desarrollo de planes de ordenamiento territorial.

Finalmente se señala la desalinización como medida última, especialmente cuando haya escasez de otros recursos hídricos: “Tomando en cuenta la abundancia de recursos hídricos con que cuenta el país, la opción de desalinización debe ser precedida por medidas de mejora de la captación, reducción de las pérdidas, aprovechamiento de la lluvia y de los recursos hídricos subterráneos, previa evaluación de su calidad”.

El diagnóstico, que fue elaborado por Michela Izzo, surge como un esfuerzo que impulsa el IDDI dentro del Programa de Infraestructuras Resilientes ante el Cambio Climático (CRIS), con la finalidad de organizar un inventario y una base de datos e informaciones como herramienta para la definición de políticas territoriales orientadas a la reducción de la vulnerabilidad de la zona Norte del Distrito Nacional frente a los eventos meteo-climáticos y al fomento de su capacidad adaptativa.

El Programa CRIS se implementa en el Distrito Nacional con la participación del ADN y la CAASD.

República Dominicana está entre los diez países más vulnerables en términos de impacto asociado al cambio climático, que puede reducir la disponibilidad de agua apta para consumo humano debido a la incidencia de fenómenos tales como la sequía, el incremento de temperatura, la subida del nivel del mar y salinización de las capas freáticas, los ciclones tropicales, las inundaciones, entre otros.

Publicado por Robinson Castro.
atmosferadigitalrd@gmail.com. 
.@zamberos.

0 comentarios:

Spot IMCA

Buscar este blog

El apoyo de los "patriotas" a Leonel no frena protestas populares contra la corrupción

Souvenir para decoración

Souvenir para decoración
Puedes comprar tu souvenir para la decoración de bodas y cumpleaños al 829 - 707 - 8004

Manifestantes atacados en FUNGLODE

Danilo Medina prometió ser un presidente ético y moral

Sonia mateo culpa al gobierno por no salir en defensa de Leonel

Danilo Medina dijo en campaña que tenía un fuerte compromiso con la educación

LAS MAS LEÍDAS EN ATMOSFERA