José Cabrera, el héroe insigne de Montecristi

.

Por Rafael Chaljub Mejía.
rafaelcm24[@]hotmail.com
SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El héroe insigne de Montecristi se llama José Cabrera. Así lo sostuve el pasado 24 de mayo cuando, a invitación de la Asociación de Montecristeños Residentes en la Capital, viajé junto a mi esposa Dulce a esa ciudad, y dicté una conferencia sobre los montecristeños en la Guerra de Restauración.

Montecristi, por donde tantas veces ha transitado la historia, puede enorgullecerse de contar entre sus hijos a Manolo Tavárez, como el prócer por excelencia del siglo veinte; también puede tener a mucha honra el papel de los suyos en la Restauración.

Muchos son dignos de la más solemne veneración, por el valor con que pelearon por ver su tierra libre de los colonialistas españoles.

Pero ninguno más perseverante ni más puntual en la defensa de la independencia y la libertad que el coronel Cabrera.

Desde que se impuso la anexión en marzo de 1861 se levantó en rebelión. Acompañó a Francisco del Rosario Sánchez en la expedición de junio de ese año por la frontera sur, que terminó con la ejecución de este prócer y veinte de sus compañeros.

Cabrera escapó casi de milagro.

Pero no se rindió. Volvió sublevado a los montes de la frontera norte, trabajó afosamente por darle amplitud a la resistencia que en ocasiones casi solo mantenía.

Con sorprendente habilidad transitaba por trillos y veredas que conocía al detalle y fue personaje clave en la preparación del precipitado alzamiento de febrero de 1863. No se acogió a la amnistía que, como parte de una política de apaciguamiento, dictaron las autoridades y con los tiros de su reducida guerrilla daba noticias de que el patriotismo no había muerto.

Fue uno de los catorce de Capotillo, estuvo en primera línea en los campos de batalla de la Línea; peleó en Santiago; fue destinado por el gobierno restaurador a San Cristóbal; luego, jefe del campamento de Manzanillo, estuvo en la resistencia al desembarco de los españoles en el verano de 1864 en Montecristi.

Por cruel ironía de la historia, poco después del triunfo de las armas nacionales en 1865, volvió al poder Buenaventura Báez y se propuso anexar de nuevo la República, esta vez a los Estados Unidos.

No pocos grandes restauradores montecristeños estropearon los laureles de sus glorias y se pusieron al servicio de Báez. José Cabrera, en cambio, reivindicó su condición de soldado de Capotillo, volvió a las armas y peleó incansablemente, en los seis años largos que duró el cuarto gobierno de Báez.

Son algunas prendas de este héroe, nacido en 1810, que murió en 1884, tan pobre como vivió siempre. La historia alguna vez lo pondrá en su justo lugar y Montecristi empezará por levantarle el correspondiente mausoleo que rescate las cenizas de este héroe insigne, que hoy se confunden con el polvo que tantas veces él marcó con sus huellas de soldado.

Fuente: El Día

0 comentarios:

Spot IMCA

Buscar este blog

El apoyo de los "patriotas" a Leonel no frena protestas populares contra la corrupción

Souvenir para decoración

Souvenir para decoración
Puedes comprar tu souvenir para la decoración de bodas y cumpleaños al 829 - 707 - 8004

Manifestantes atacados en FUNGLODE

Danilo Medina prometió ser un presidente ético y moral

Sonia mateo culpa al gobierno por no salir en defensa de Leonel

Danilo Medina dijo en campaña que tenía un fuerte compromiso con la educación

LAS MAS LEÍDAS EN ATMOSFERA