Consulado dominicano en Nueva York aumenta cobros por servicios

.

Por Luis Alfredo Collado
 NUEVA YORK, Estados Unidos.- Desde la semana pasada ha corrido como pólvora que el Consulado General de la República Dominicana en New York,  aumentó algunos de sus servicios y ha cambiado otros en perjuicio de los contribuyentes.

Acudimos a esa sede, y el Cónsul General Román Jáquez, que paradójicamente es el encargado de pasaportes nos remitió a la administración, allí Luis Lithgow, no afirmó ni desmintió el aumento, indicó que cualquier información relativa al consulado debía solicitarla por escrito.

Aunque luego dijo que los servicios que ofrecen los consulados móviles fuera del área metropolitana tienen un valor adicional de $15.00 dólares debido al desplazamiento del personal a otros lugares. También se identificó como asistente del cónsul.

Aunque Jáquez ni Lithgow  dijeron nada sobre el tema,  por otra vía se ha comprobado que todos los poderes aumentaron $10.00 dólares y en lugar de $150.00  ya cuestan $160.00, para entrega el mismo día.

La autorización para viajar con niños, que se conoce como “poder de menor” aumentó $30.00 dólares, antes eran $55.00 ahora son $85.00.

La tarifa consular dominicana es voraz. Si por ejemplo perdió su pasaporte, hacer la declaración le cuesta $25.00 dólares y gestionar el pago $10.00, eso es aparte de los $135.00 que le cuesta la libreta, esto incluye un recargo adicional de $10.00 dólares desde la semana pasada.

No es casualidad que estos aumentos se implementen en estos días próximos a empezar el período de vacaciones, una época considerada como “temporada alta de viajeros” y en la que más poderes se solicitan para mandar niños al país.

Para el consulado hasta la muerte es un negocio, el documento que autoriza el traslado de un cadáver a la República Dominicana tiene un costo espantoso de $160.00 dólares.

El consulado perdió el rostro y su personalidad

La sede del Gobierno Dominicano en New York cuenta literalmente con dos cónsules pero entre las sombras.  Luis Lithgow  nombrado y destituido en menos de dos meses opera en el despacho que regularmente ocupan los cónsules, y Román Jáquez que es el Cónsul General, se mantiene como encargado de pasaportes, cargo que ha desempeñado por años.

Jáquez,  no quiere hablar como cónsul y Luis Lithgow  teme que lo identifiquen como tal, por eso las notas de prensa que envía su vocero o director de prensa Adalberto Domínguez, dicen; “Luis Lithgow miembro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana”.

Todo esto ha sido parte de un concierto de amarres y acrobacias políticas, en las que el Presidente Danilo Medina ha sido involucrado sin aparentemente medir la consecuencia funesta y el mal precedente que ha sentado, con una situación bastante cuestionable en amplios sectores de esta comunidad que conocen la situación atípica que está sucediendo en esa oficina.

Al parecer, Luis Lithgow,  no le habló claro al Presidente, que a sabiendas de que no podía desempeñar la función de cónsul, por su condición de ciudadano de los Estados Unidos y a lo mejor sin intención de renunciar a ésta, el mandatario lo nombró el 31 de diciembre del 2013 con el decreto 387-13 y lo destituyó 45 días después, el 14 de febrero del 2014 con el decreto 49-14.

Lo que actualmente está sucediendo es de conocimiento del Presidente Danilo Medina. Si hoy día existen dos cónsules, uno que es la pantalla legal ante el Departamento de Estado de Estados Unidos y otro para manejar los recursos y dar las órdenes internas, es porque cuentan con la bendición de alguna mano poderosa.

Este ajedrez consular le ha dado en la cara a la comunidad que ni siquiera sabe con seguridad el nombre del representante del gobierno, tanto es así que en una tertulia reciente del Comité del Dominicano en el Exterior, se le preguntó a la concurrencia si sabían el nombre del cónsul y menos de cinco hicieron algún gesto afirmativo.

Ha sido de mal gusto que en algunos eventos el cónsul ni el consulado hayan estado presentes. Primero la tragedia el 12 de febrero que cobró la vida de William Peña, un dominicano chófer de autobús de la Autoridad Metropolitana de Transporte, fue un funeral donde se le rindieron honores, tanto es así que su féretro fue cubierto con la bandera de la ciudad, allí no estuvo el cónsul y ni siquiera le enviaron una nota de condolencia según confirmó la familia.

Luego el gobierno dominicano le hizo un reconocimiento a 11 jueces del sistema judicial neoyorquino, ese evento se realizó en el consulado y lo presidió Víctor Comprés, vicecónsul no acreditado. Un comunicado posterior decía; “El Cónsul General Luis Lithgow no estuvo presente en la actividad por razones de Estado”, se recuerda que esto se efectuó el 19 de febrero, cinco días después de la destitución de Lithgow.

Una reunión efectuada el 27 de marzo, con dirigentes de organizaciones dominicanas en el consulado fue atendida por el vicecónsul Baltazar Figuereo en ausencia del ejecutivo.

En el reciente “Reconocimiento al “Mérito Estudiantil 2014”, Luis Lithgow  pronunció el discurso central, fue presentado como “cónsul- embajador”, dos funciones que legalmente no desempeña. Se cuidó de firmar los reconocimientos como cónsul y lo hizo en calidad de Presidente de la Junta del Plan Nacional de Alfabetización en New York.

En este como en otros encuentros no apareció el Cónsul General Román Jáquez. Desde que fue designado el 14 de febrero y hasta la fecha no lo han presentado, ni oficialmente ha asumido sus funciones como es costumbre.

0 comentarios:

Spot IMCA

Buscar este blog

El apoyo de los "patriotas" a Leonel no frena protestas populares contra la corrupción

Souvenir para decoración

Souvenir para decoración
Puedes comprar tu souvenir para la decoración de bodas y cumpleaños al 829 - 707 - 8004

Manifestantes atacados en FUNGLODE

Danilo Medina prometió ser un presidente ético y moral

Sonia mateo culpa al gobierno por no salir en defensa de Leonel

Danilo Medina dijo en campaña que tenía un fuerte compromiso con la educación

LAS MAS LEÍDAS EN ATMOSFERA